Archivo de la categoría: Medio Ambiente

Nacho Arantegui vuelve a La Alfranca con su nuevo espectáculo: Ultraviolet

Nacho

Cuando se habla de arte medioambiental en Aragón el nombre de Nacho Arantegui está siempre en boca de los entendidos de esta materia. El artista zaragozano, que compagina su faceta creadora con la dirección de proyectos artísticos y medioambientales de la compañía Trarutan, vuelve a escena con su nuevo espectáculo, “Ultraviolet”, que se podrá disfrutar en La Alfranca los viernes y sábados desde el 31 de mayo al 29 de junio.

Para los que no te conozcan ¿Quién es Nacho Arantegui?

Nacho Arantegui es un zaragozano que creció en torno a los paisajes de la ribera del Ebro. Me formé en artes aplicadas a la escultura en la Escuela de Arte de Zaragoza, continué mis estudios en varias facultades de Bellas Artes de España para licenciarme con Premio Extraordinario en la UCLM. Tras vivir varios años en Barcelona y trabajar en documentales que me llevan a profundizar en varios conflictos sociales y medioambientales en Brasil y Bolivia, regreso a Zaragoza para desarrollar mi trabajo artístico, fundamentalmente en contacto con la naturaleza, donde el territorio del valle del Ebro es mi principal fuente de inspiración. A día de hoy, compagino la creación y dirección de proyectos educativos y artísticos, como las veladas de arte contemporáneo junto a la asociación Trarutan, con una faceta más personal en torno  al arte ambiental o Land art.

¿Cómo nace Trarutan?

Mis procesos creativos suelen tener como fundamento una conexión profunda con la naturaleza por lo que necesito largos momentos de caminar y explorar  en soledad  los  paisajes para poder crear. Las intervenciones escultóricas o acciones que desarrollo de esta manera quedan plasmadas en formatos como la fotografía o el vídeo, pero entiendo que hay una parte esencial de la experiencia que no puedo compartir, el encuentro con el paisaje. Descubrí muchos espacios extraordinarios en los que pude crear y decidí llevar a gente de mi entorno a estos lugares para completar la experiencia artística con lo medioambiental, resultó asombroso. Pronto se fueron sumando amigos y amigas, artistas con los que formamos una gran familia entregada en un mismo deseo: deleitar descubriendo y ofreciendo vivencias extraordinarias a través del arte. Así surgió Trarutan Arte Naturaleza. Por cierto, hay mucha gente que nos pregunta el significado de nuestro nombre, pues bien, si lo leemos al revés naturart= naturaleza y arte.

En tan solo unas semanas llega el nuevo proyecto de Trarutan. ¿Qué nos puedes contar de Ultraviolet?

Ultraviolet es un proyecto que mantiene el leitmotiv de proyectos anteriores, veladas de arte contemporáneo en espacios naturalmente singulares donde los asistentes se sumergen en ambientes artísticamente preparados contando con la noche  como  aliada  para  crear mundos imaginarios y atmósferas fantásticas y sugerentes. El nombre del proyecto hace referencia a la radiación ultravioleta, a la trasformación de ciertos objetos cuando se les ilumina debido al fenómeno de la fluorescencia. Hemos querido provocar una metamorfosis de la materia natural a partir de elementos más vinculados con lo tecnológico. Lo podremos apreciar fundamentalmente en las dos instalaciones escultóricas que he creado para estos espacios y en la actuación de danza contemporánea. Por lo tanto, a lo largo de la velada, podremos disfrutar de tres actuaciones de artistas en distintas disciplinas como la performance, el vídeo proyección y la danza; de la poesía que estará presente durante toda la noche a través de las guías y de las dos intervenciones escultóricas que te citaba anteriormente.

Tus proyectos siempre suelen girar en torno a la naturaleza. Sin embargo, en Ultraviolet nos comentas que está muy presente el componente “tecnológico” ¿Cómo ha sido  esa  evolución hasta llegar a Ultraviolet? 

La Alfranca nos aporta espacios poco habituales en los proyectos de Trarutan en los que el ecosistema natural es determinante. Aquí, en La Alfranca, tratamos  con  elementos  diferentes. Por un lado, contamos con la arquitectura cautivadora del Jardín de Rocas de  Carlos Martín La Moneda, este espacio fue concebido por el autor teniendo en cuenta la geometría sagrada. Por otro lado están la iglesia y el patio del pozo del Convento de San Vicente de Paúl, ambos presentan unas condiciones inmejorables para el desarrollo del proyecto ya que nos permite disponer de electricidad y espacios cerrados protegidos de las condiciones meteorológicas. Es toda una declaración de intenciones, desde Trarutan queremos abrirnos a otros lugares para el desarrollo de nuestros proyectos, que no dependan tanto de la estacionalidad y nos ofrezcan otras posibilidades creativas sin que eso suponga renunciar a experiencias artísticas como las veladas.

Pese a esa modernidad, el espacio que rodea el espectáculo es inmejorable. ¿Qué le aporta a este proyecto el hecho de realizarse en La Alfranca?

Lo primero que queremos destacar es el factor humano, los profesionales que ejercen su trabajo en La Alfranca nos proporcionan un apoyo fundamental para el desarrollo del proyecto. También encontramos en el espacio una inagotable fuente de inspiración, desde el Jardín de Rocas, con sus geometrías, su conexión con  lo primitivo y su disposición atendiendo a los movimientos solares, hasta el Convento de San Vicente de Paúl con sus espacios desacralizados que transmiten armonía, paz y recogimiento espiritual. Además, apelando a la propuesta artística in situ o site-specific, como creadores, lo que nos aporta el espacio es fundamental para la creación y es lo que la gente va a poder disfrutar.

Hemos podido ver, a través de las redes sociales, un video que impacta por ese contraste lumínico ¿Qué más sorpresas guarda Ultraviolet?

El vídeo hace referencia al paso de la luz-fuego como materia atávica, ancestral a la luz como fuente ultravioleta, unida a la caracterización de la modelo (Teresa Magallón) y gracias al trabajo minucioso en el maquillaje (José Luis Blasco) tiene una connotación más futurista. Una alegoría a nuestras propuestas artísticas, a nuestras veladas llenas de rasgos diferentes.

Eres especialista en Land-Art, ¿Qué es el Land-Art y por qué te decantaste por esta corriente artística?

El Land Art es una corriente artística contemporánea, aunque sus precedentes los podemos encontrar en culturas ancestrales, con las que me siento plenamente identificado. Me interesan los procesos creativos que nacen de la relación con ecosistemas naturales, salir del taller en el que me puedo situar ante un cuadro en blanco, una roca que esculpir o una madera que tallar para sumergirme en un paisaje lleno de energía, en el que cada parte por minúscula y microscópica que sea está repleta de vida. En la Naturaleza me encuentro en estados de plenitud y armonía, es territorio inagotable de sensaciones y emociones que me abrazan y que pueden desencadenar en mí la experiencia artística.

Llevas ya muchos proyectos a tus espaldas ¿Cómo sigue un artista encontrando ideas para nuevas obras?

Es fundamental el diálogo con los diferentes ecosistemas con los que me encuentro, siempre digo que es cuestión de observar, de comulgar con el paisaje, ahí afloran los “secretos” y cada lugar tiene los propios. Por otro lado, está el trabajo. Yo voy evolucionando con los materiales, con la forma. En ULTRAVIOLET, por ejemplo, esta evolución se ha materializado en dos intervenciones escultóricas que contienen materiales y técnicas que han experimentado  su propio desarrollo y considero que surgen de estar en el momento y el espacio oportunos. Además, en las veladas participan otros artistas que nutren y enriquecen la experiencia, me suelo rodear de extraordinarios profesionales que son y han sido fundamentales en mi crecimiento artístico y el de Trarutan, ofrecen nuevos registros y no dejan de sorprendernos. Sin embargo, para esta ocasión he querido contar con un nuevo equipo de artistas, creo que hay que explorar propuestas inéditas que nutran y enriquezcan las vivencias que proponemos.

 

Share Button

Grullas en Gallocanta

«La bruma sahariana espesa el horizonte en Gallocanta. Hoy la laguna parece de plata pero no hay grullas que observar»  así comienza el reportaje de «España Directo» que aborda la migración de las grullas y en el que aparecen nuestros compañeros Javier Sampietro, Enrique Pelayo del departamento de Biodiversidad de Sarga y Pilar Vicente, vigilante.

 

 

 

 

Share Button

El escondite del agua

¿Cuánta agua contiene una naranja?

Muchos dirían que unos 100 mililitros quitando el peso de la piel y la fibra. Sin embargo, según el profesor Arjen. Y. Hoekstra, de la Universidad de Twente (Países Bajos) una naranja necesita 80 litros para su creación. Increible.

¿Cómo consigue obtener una cifra tan abultada?

La clave está en dos palabras: huella hídrica. Un indicador introducido en 2002 que permite seguir el rastro de la apropiación de agua de un producto desde su origen hasta el consumidor final. La novedad radica en dos conceptos: apropiación y rastreo.

La apropiación no es solo el agua consumida. También se tiene en cuenta el agua contaminada. Para hacerlo más comprensible, Hoekstra le pone colores al agua y así, el agua verde es el agua de lluvia que se acumula en el suelo y puede ser absorbida por los cultivos o la vegetación natural. El agua azul es el agua dulce que se encuentra en ríos, lagos, o acuíferos; para usarla es preciso tomarla de sus fuentes y transportarla al lugar de uso. El agua gris es el agua que necesitamos para asimilar los contaminantes hasta la concentración que consideramos ambientalmente tolerable.

Por ejemplo, para fabricar un pantalón vaquero se necesita agua para cultivar el algodón (verde y azul -regadío-) pero también se usan tintes y otras sustancias químicas que tienen que ser tratadas antes de ser vertidas al medio hídrico para que no contaminen el entorno. Para asimilarlas, también se necesita agua (gris). Como resultado, un pantalón requiere de 3.305 litros de agua1.

Cuando hablamos de rastreo incorporamos el concepto de agua indirecta. Un agua en la que no pensamos en un primer momento pero que representa la mayor parte de nuestro consumo. Por ejemplo, para calcular la Huella Hídrica de una hamburguesa (2.400 litros de agua) tenemos que echar la vista atrás para encontrar y sumar el agua utilizada en el cultivo y elaboración del forraje del animal, la destinada a mantener la ganadería y por último la empleada en el procesado y venta del producto final.

Influencia de la Huella Hídrica

Uno de los valores de la Huella Hídrica es su alta capacidad para explicar la importancia del agua de forma sencilla. Todo contiene agua. Todo. La vida no es posible sin agua y conseguir que la sociedad sea consciente de este hecho ya es un gran logro.

Empresas, ciudadanos y administraciones pueden conseguir una gestión del agua más responsable aplicando este concepto. Ya hay muchos ejemplos. En el campo de la empresa, una popular marca de pantalones vaqueros logró un ahorro de mil millones de litros de agua en 2011 con acciones como dejar de utilizar agua durante el lavado a la piedra o la creación de una norma para el reciclaje y reutilización del 100% del agua, la primera en la industria de la confección. Otra famosa empresa de refrescos aplica este concepto desde 2004 y se ha propuesto retornar a la naturaleza cada gota de agua que va en sus botellas con programas como la recuperación de la Cuenca del Guadiana.

Es importante señalar que empresas y ciudadanos no están solos en esta aventura y que son muchas las fundaciones que pueden ofrecer información a quien esté interesado. Water Footprint Network es un organismo internacional, sin ánimo de lucro, para el aprendizaje y conocimiento de la Huella Hídrica. En España, el Observatorio el Agua de la Fundación Botín viene realizando estudios de Huella Hídrica aplicados a muchos niveles (cuenca, producto, sector) y en diversos ámbitos de la economía y el medio ambiente. Otra importante ayuda viene de la mano de AENOR que trabaja en la adaptación de la normativa ISO 14046 “Gestión ambiental. Huella de agua. Principios, requisitos y directrices”. Esta norma permitirá a gobiernos, empresas y ciudadanos conocer la huella del agua de los productos y servicios de una forma más transparente.

Quién sabe si en el futuro, la Huella Hídrica alcanzará en popularidad a su prima mayor, la Huella de Carbono. De momento, estamos en el buen camino.

1 “Conclusiones del análisis sobre el uso responsable del agua en el sector textil”. Fundación Botín.

jpg

Share Button