IMG_2525-B

¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?

Una de las típicas preguntas sin respuesta.

Lo que sí se puede responder hoy en día, gracias a la trazabilidad, es qué gallina ha puesto el huevo que tenemos en nuestra casa, para hacer esa noche nuestra cena.

Huevo

Si este código tiene las letras ES y después los números 50, 44 o 22 esa gallina es aragonesa, residente en Zaragoza, Teruel o Huesca respectivamente.

La trazabilidad es importante además, para el control de la seguridad alimentaria.

El principal riesgo alimentario que suele relacionarse con el consumo de huevos o sus derivados o de platos en los que se emplea como ingrediente es la toxiinfección por Salmonella.

En España, las gallinas ponedoras se vacunan obligatoriamente contra las salmonelas, además se establecen protocolos de buenas prácticas de higiene en el manejo de la granja, así como de controles periódicos por la autoridad competente. También en el proceso de la clasificación y envasado del huevo y en la elaboración de ovoproductos se adoptan medidas preventivas que garantizan la higiene de estas actividades, basadas en los principios del análisis de peligros y puntos de control crítico (APPCC) que es obligatorio aplicar en las industrias alimentarias de la Unión Europea.

Todas las precauciones adoptadas para garantizar la higiene en el proceso de la producción del huevo pueden resultar inútiles si no lo manipulamos en su destino siguiendo unas normas básicas de manejo:

  • Conservar refrigerados los alimentos, frescos o cocinados
  • Cocinar a temperatura suficiente los platos con huevo: Un proceso de cocinado adecuado, alcanzando la temperatura de 70 °C en todo el alimento, garantiza su eliminación.
  • Higiene y limpieza en la elaboración de los platos
  • Evitar la contaminación cruzada: cualquier instrumento o recipiente que hayamos empleado en contacto con un alimento sin cocinar debe limpiarse cuidadosamente antes de utilizarlo de nuevo.

Huevos contra la Salmonelosis  

Lo último para evitar la Salmonelosis en los restaurantes, es la puesta en el mercado de la patente de huevos fritos ultracongelados creada por la empresa vitoriana Adesa. El producto se puede descongelar y calentar en cuatro minutos en un horno de vapor. También es posible descongelarlo en el microondas o durante cuatro horas en la nevera.

http://blog.adesa-asesoria.com/presentacion-del-huevo-frito-congelado-de-food-style/

ana marcos

Share Button

LIFE Alabastro, o cómo revalorizar este material tan aragonés

Aquí dejamos reportaje en Aragón Noticias sobre el alabastro. Cerca del 90% del alabastro exportado procede de Aragón y llega a países como China con fines ornamentales. Sin embargo, el proyecto LIFE ALABASTRO, en el que participan Gobierno de Aragón, SARGA, el Ayuntamiento de Velilla de Ebro, Universidad de Zaragoza, Exportadora Turolense y Arastone, pretende llevar a cabo nuevos aprovechamientos basados a su vez en el principio de sostenibilidad.

Share Button
adultos

¡A jugar!

¿Compartimos algo con seres tan diversos como un erizo, una nutria, un canguro, una ballena, un murciélago o una musaraña? La respuesta es sí. Somos mamíferos, es decir que aparte de poseer pelo, durante nuestra más tierna infancia dependemos de la leche materna para sobrevivir. Sin duda, ¡todo un logro evolutivo!

Además, en toda edad, pero sobre todo cuando jóvenes, los mamíferos dedicamos tiempo a jugar, pues nacemos inacabados y tenemos la oportunidad de crecer jugando. Las personas jugamos para desarrollar la capacidad de imaginar y de expresar, de relacionarnos entre nosotros y con lo que nos rodea. El juego también es un magnífico entrenamiento para el cambio, para experimentar novedades interpretando señales, cuidando a otros o resolviendo conflictos. En definitiva, es una actividad que interesa, nos hace sentir mejor, gozamos y a la vez aprendemos.

El juego constituye un medio privilegiado para fomentar talantes proambientales y la educación ambiental tiene esto muy presente, de manera que lo utiliza como instrumento. En educación ambiental no se juega por jugar y se es muy consciente que las dinámicas lúdicas permiten promover actitudes en las personas para hacerlas “caer en la cuenta” e interiorizar que los recursos del Planeta son finitos y que éste tiene unos límites que no es prudente sobrepasar.

Así, los escenarios imaginarios que crea un juego dan la posibilidad de comprender procesos complejos, transmitir mensajes y contenidos o provocar el análisis y la reflexión ante situaciones o problemas -reales- ambientales. Queda el siguiente paso y fin último de la educación ambiental: adquirir la determinación para actuar ante esos problemas.

Crear nuevos juegos, adaptar los “de toda la vida”, o mezclar unos con otros para que jugar sea un placer y un momento de aprendizaje no exento de reflexión, es una parte importante de una acción de educación y sensibilización ambiental bien construida.

Jmbaselga

Share Button