Dibujo

¿Por qué son peligrosas las especies exóticas invasoras?

Algunas especies de flora y de fauna exóticas tienen la capacidad de volverse invasoras y generar importantes problemas ambientales.

Aquí tienes algunos ejemplos causados por especies exóticas.

El cangrejo americano apareció en España en los años 70 del siglo pasado; esta especie es portadora de una enfermedad, la afanomicosis, también llamada peste del cangrejo, que es mortal para el cangrejo autóctono, una especie que estaba ampliamente extendida por los ríos españoles. En menos de 50 años, el cangrejo americano ha colonizado, tanto de forma natural como transportada por pescadores, prácticamente todas las aguas dulces de Aragón. Esta invasión ha provocado la pérdida de un gran número de poblaciones de cangrejo autóctono,  hasta el punto de que hoy se encuentra en peligro de extinción.

El siluro y la perca americana o black bass, dos especies piscícolas exóticas que fueron introducidas deliberadamente por pescadores para fomentar su pesca deportiva en el río Ebro, están causando la desaparición de la comunidad de peces autóctonos. Estas dos especies, muy voraces y piscívoras están depredando sobre madrillas, barbos, gobios, bagres, cachos y blenios. Las poblaciones de estas especies autóctonas cada vez son menores y sus áreas de distribución se encuentran en franca regresión. Algunas de estas especies son endémicas de la cuenca del Ebro y, por lo tanto, si desaparecen de aquí, su pérdida será definitiva.

Al comprar plantas en un vivero, si son especies exóticas, es importante asegurarse de que no son plantas invasoras, ya que éstas últimas, tienen la capacidad de aclimatarse y reproducirse de forma muy prolífica en el medio natural. Un ejemplo es el arce negundo, una especie utilizada hasta hace poco tiempo en jardinería que está colonizado los sotos del río Ebro, extendiéndose, y desplazando a la flora autóctona presente en el río.

Las colonias de cotorra argentina, procedentes de escapes o liberación desde jaulas de particulares, están colonizando los parques y jardines urbanos,  generando situaciones de riesgo, por la posible caída de los pesados nidos coloniales que construyen.

Un acto tan aparentemente inofensivo como alimentar a los patos exóticos, puede tener repercusiones negativas sobre el medio ambiente, ya que estamos contribuyendo a que estas especies puedan asentarse y reproducirse, ocasionando problemas de competencia por el espacio y por la comida con las especies autóctonas. Además, con estos actos, comprometemos la calidad de las aguas de los ríos y fomentamos la proliferación de otras especies que acuden a los restos de comida, como las ratas.

Estos son sólo algunos ejemplos de los daños ambientales que están produciendo las especies exóticas invasoras en Aragón. La sensibilización ambiental de la sociedad frente a este problema resulta fundamental e imprescindible si se quiere reducir o minimizar el impacto negativo que generen estas especies en nuestro medio ambiente; todos podemos actuar con responsabilidad diciendo un NO, bien grande y rotundo, a las especies exóticas invasoras.

Fotografía: Enrique

Fotografía: Enrique Pelayo

Autores

Share Button